La Curación de Contenidos o Content Curation es la traducción validada del término inglés content curation. Ha sido acuñado por profesionales del mundo del marketing, aunque actualmente ha sido adoptado por otros campos. Se refiere a la actividad consistente en la selección y difusión (curation) de contenido (content) en la web o para una comunidad virtual determinada.

¿Qué es el Content Curation o Curación de Contenido?

Concepto de Curación de Contenidos o Content Curation

Se trata de una nueva tendencia que ha surgido en el seno de las estrategias de marketing de contenidos que las empresas han incorporado, recientemente, a sus planes de marketing de los medios sociales y del marketing por internet en general.




Estas estrategias tienen por finalidad hacer que la información que aportan los sitios web, disparada con la consulta a través de los buscadores, vaya adquiriendo valor por sus contenidos. De modo que los usuarios adquieran experiencias de máxima calidad mientras «navegan» por Internet, en su incesante búsqueda de información.

Con el tiempo, la diversidad de internet ha hecho que la curación de contenidos se adoptara como una metodología susceptible de ser aplicada a otros campos. Propulsada por la curiosidad, la audacia, la diversión y el manejo convergente de diferentes disciplinas, la curación de contenidos se ha convertido en una de las llamadas «profesiones invisibles» que han emergido con la cultura de la interacción.

En la actualidad el curador de contenidos, traducción validada del término content curator, es un perfil profesional muy buscado y con una gran proyección, que consiste en la aplicación del «pensamiento algorítmico» para la búsqueda, selección, clasificación , organización y orientación de contenidos en función de objetivos empresariales, pero también institucionales y sociales.

No obstante, la curación de contenidos no es un fenómeno nuevo. Históricamente, museos y galerías de arte han utilizado esta técnica para seleccionar y exponer sus obras de la forma más ordenada y categorizada posible. A la hora de las exposiciones, por ejemplo, es la tarea que desarrolla el comisario de la exposición, en inglés curator. También es de alguna manera el trabajo que lleva a cabo el DJ de una radio, por ejemplo, seleccionando las canciones o las partes suyas que se sentirán por antena. Y aunque está más relacionado con la tarea de muchos periodistas consistente en seleccionar noticias y fuentes de información.




Historia del Content Curation o Curación de Contenidos

El origen de la expresión se suele situar en un artículo de Rohit Bargh de 2009. Este artículo es un manifiesto donde se destaca que ante el crecimiento continuo de la información en Internet y el hecho de que los sistemas automatizados difícilmente pueden encontrar contenido de calidad, se necesitan unos profesionales que deben ser expertos no en crear más contenidos, sino en encontrar, filtrar y compartir contenidos de calidad relevantes para sus usuarios / clientes. Su definición del curador de contenidos recogida en el mismo manifiesto dice que es alguien que encuentra, agrupa, organiza y comparte continuamente el mejor y más relevante contenido sobre un tema en línea.

Muchos otros autores han aportado sus definiciones. Por ejemplo: Dolores Reig, la empresa curativo, Beth Kanter, Steven Rosenbaum; y Guallar y Leiva entre otros.

Su relación con el campo de la Biblioteconomía y Documentación es más que evidente y no está exenta de controversia, al considerarse que su labor podía ya estar contemplada dentro de las del bibliotecario-documentalista. El uso de las redes sociales y la necesidad de unas habilidades propias de la comunicación le otorgarían una nueva perspectiva. Asimismo también se muestra efectivo en el ámbito de la vigilancia tecnológica y la inteligencia competitiva.




Cabe mencionar además que en el mundo científico también existe una figura muy similar que es la vinculada a la conservación y gestión de los datos de investigación. En inglés son conocidos como los data curators o digital curators. Finalmente en la actualidad también se oye hablar en el ámbito de la educación y está cobrando mucha fuerza en el de la elaboración de la marca personal en línea o reputación digital.

Metodología de la curación de contenidos

Metodología de la curación de contenidos

Básicamente la metodología de la curación de contenidos tendría tres grandes apartados: filtrado, análisis y distribución de la información sobre un tema. Dentro de las diversas propuestas que presentan los autores de este ámbito se podrían elegir como muestra la de Rohit Bargh, la de Robin Good, la de Eva Sanagustín o el método de las 4S de Guallar y Leiva.

Tomando este último como ejemplo el procedimiento estructuraría en cuatro apartados:

Búsqueda (search) de la información generalmente excesiva y desordenada que presenta internet sobre un tema.

Selección (select) de lo que es realmente relevante para el propósito del cuidado.

Caracterización (sin making) del contenido seleccionado bajo los criterios que marque la forma de hacer del curador.

Difusión (share) del resultado final de forma inteligente, para canales adecuados y potenciando la vinculación con la audiencia.




A estas cuatro fases hay que añadir dos más: una previa de diseño y una posterior de evaluación.

De todas las fases es la de caracterización la que aporta más valor añadido y hace patente más claramente el trabajo del curador de contenidos.

Técnicas para llevar a cabo la caracterización

Técnicas para llevar a cabo la caracterización

Extractar

Retitular

Resumir

Citar

Hacer una especie de guión gráfico (storyboarding)

Paralelizar.