Las empresas de limpieza también se enfrentan a la nueva era digital. En este escenario, la mejor respuesta es dedicar recursos y esfuerzos para adaptar el negocio a la nueva realidad y aprovechar todas las ventajas de la publicidad en Internet, el posicionamiento SEO y las redes sociales.

En la mayoría de los casos, la transformación digital empieza por las redes. Estas plataformas han revolucionado las pautas establecidas hasta ahora en comunicación digital. Solo en España, el número de usuarios supera ya los 40 millones, lo que nos obliga a incluir la gestión de una o más redes sociales en nuestra estrategia de marketing. Sin duda, las empresas de limpieza deberían participar en Facebook, Twitter, Youtube, Linkedin o Instagram para abrir un canal de comunicación con sus clientes actuales, y gestionar su reputación online, muy importante a la hora de conseguir clientes potenciales. Si no tenemos tiempo de gestionarlas todas, es mejor elegir solo una y centrar todos nuestros esfuerzos en la misma.  

Además de generar contenido de calidad, crear anuncios y mejorar la imagen de la marca en las redes, los retos a los que se enfrentan las empresas de limpieza en el entorno online implican adaptar la web al dispositivo móvil.

El acceso a Internet a través del móvil no deja de crecer cada año y ya se ha convertido en el primer canal para la mayoría de usuarios. Más del 80% de los usuarios que acceden a una web que no está adaptada al móvil la abandonan sin llegar a navegar por ella. Además, Google penaliza los sitios web que no están optimizados para los móviles, ya que siempre busca lo mejor para el usuario. Por ello, si queremos más visibilidad tanto por parte de los buscadores como por los interesados en los servicios que ofrecemos, el sitio web de nuestra empresa de limpieza debe ser totalmente responsive.

Otra de las estrategias que cualquier empresa de limpieza debería implementar para captar clientes es el posicionamiento SEO y el SEO local. Antes de poner en marcha este plan, es importante conocer qué palabras son más interesantes para posicionar el negocio. Una de las herramientas que nos dirá qué términos buscan los usuarios y su volumen mensual es el Keyword Planner de Google.

En cuanto al SEO local, Google My Business es clave. Abrir una ficha es muy sencillo. Nos resultará especialmente útil si tenemos un negocio físico al que los clientes puedan acercarse. Si optimizamos el título, el texto y las imágenes con los términos más relevantes, ganaremos ventaja respecto a nuestra competencia cercana y apareceremos en los resultados antes que ellos.

Aunque el posicionamiento en Google es muy útil, se trata de un proceso a medio-largo plazo. Mientras tanto, podemos utilizar las campañas de pago para dar a conocer nuestro proyecto. Una combinación de todas estas herramientas es una apuesta segura y necesaria para cualquier empresa de limpieza.